José Luis Corcuera sufre un amago de infarto en ‘Espejo público’

El plató de Espejo público ha vivido un momento de tensión que ha hecho que todos mantuviesen la respiración durante unos segundos. José Luis Corcuera, quien fuera Ministro de Interior durante el gobierno de Felipe González, se sentaba en la mesa del programa de Antena 3 para hablar sobre la gestión de la COVID-19 por parte del Gobierno. “Rotundo suspenso”, decía cuando, en mitad de su intervención, daba un sobresalto al saltarle el desfibrilador.

“Ay, ¿qué le ha pasado? ¿Ha estado a punto de caerse o qué? ¿Ha sentido usted un amago de infarto?”, preguntaba muy preocupada Susanna Griso. Corcuera respondía: “Me ha funcionado el desfibrilador”, aunque intentaba terminar su argumentación. “¿Quiere que llamemos al médico de Antena 3? Ahora le acompañamos a los servicios médicos”, insistía Griso. Pero el exministro no quiso irse sin concluir: “Espere, déjeme solo terminar”, decía, e instantes después abandonaba el plató.

Tras el susto, el doctor José Carlos Fuertes, psiquiatra y colaborador de Espejo Público, explicaba qué le había sucedido al exministro: “Este señor tiene una arritmia por lo que me ha comentado, una arritmia completa por fibrilación auricular”, aseguraba. “Él lleva implantado un desfibrilador que entra en funcionamiento cuando percibe que hay una alteración del ritmo, bien que el ritmo se para o que se acelera o que cambia en su sincronía”, continuaba.

“Le hemos tomado la tensión, la tensión estaba un poco alta el ritmo era un poquito asincrónico y lo prudente de hoy es que sea revisado por un cardiólogo”, ha recomendado el doctor Fuertes a José Luis Corcuera.

“Vamos a decir qué no ha pasado nada, gracias a Dios pero podía haber tenido aquí una parada cardíaca”, ha concluido José Carlos Fuertes, psiquiatra, para añadir porque ha entrado a funcionar el desfibrilador, “antes, se le llamaba marcapasos ahora hay unos modelos más perfeccionados que cuando el ritmo cardíaco produce una modificación, el desfibrilador entra a funcionar e impide que se produzca la parada por fibrilación”.

“He estado hablando con él y le he dicho señor Corcuera, deje ya un poco eso, relájese pero él no tenía conciencia de gravedad. Yo sí la tenía un poco más”, ha indicado el colaborador de Espejo Público.

Fuente: Leer Artículo Completo