Este es el vestido de fresas del que todo el mundo habla y el triste mensaje que esconde detrás de él

Si pensabas que Instagram era la red social por excelencia de la moda, estabas muy, pero que muy equivocada. TikTok le ha ganado la partida, después de que durante la cuarentena se convirtiera en la red social que también ha atrapado a los adultos. Y es que, además de bailes, ‘challenges’ y vídeos divertidos, puedes encontrar trucos de belleza como este para aplicar el corrector y hasta rutinas fitness para ponerse en forma. Su uso está tan extendido que ha llegado también al mundo de la moda, haciendo viral prendas como el ya famoso vestido de fresas. Un vestido que protagoniza muchos de estos clips, pero que tiene una historia detrás: lo llevó una modelo curvy y se coló entre las peor vestidas del evento.

Fue Tess Holliday, una modelo de talla grande que ha sido nombrada como una de las seis más importantes del mundo, quien lució este polémico vestido hace seis meses. Escogió este diseño de estampado de fresas en color nude y confeccionado en tul para asistir a la gala de los Grammy. Holliday posó en la alfombra roja con este diseño que firma Lirika Matosh, colándose entre las peor vestidas del evento. Ahora, la prenda en cuestión causa furor entre los usuarios de la red social y es un auténtico éxito que le ha hecho convertirse en uno de los vestidos más deseados del momento.

“Me gusta cómo este vestido me tenía en las listas de peor vestidas cuando lo usé en enero para los Grammy, pero ahora no, porque un grupo de personas delgadas lo usó en TikTok. Nuestra sociedad odia a las personas gordas, especialmente cuando estamos ganando“, ha escrito la modelo en su perfil de Instagram y denunciando el doble rasero en cuanto al criterio y opinión de su vestido.

View this post on Instagram

Strawberry shortcake @noore 🍓❤️

A post shared by Lirika Matoshi (@lirika.matoshi) on

Una controversia que Tess también ha comentado para la revista ‘People’ y donde ha explicado cómo se sintió cuando vio que se convertía en viral: “Supe al instante la razón por la que el vestido estaba recibiendo tanta atención siete meses después. Y eso se debe a que fue popularizado por personas consideradas hermosas según los estándares de la sociedad, en un tipo de cuerpo que se considera aceptable“.

“Este es el ejemplo perfecto de borrado que enfrentan las personas gordas y de talla grande en la moda. Constantemente no somos vistas como modernas, glamurosas, nada de eso. La gente simplemente nos rechaza“, añadió. Una nueva polémica que invita a reflexionar y a preguntarnos por qué, a pesar de que cada día hay más inclusión con la moda curvy, los cánones de belleza siguen siendo tan estrictos.

Fuente: Leer Artículo Completo