Volkswagen Golf R 2021: precio, características y test de conducción

Es el Volkswagen Golf R más potente, efectivo y llamativo de los últimos tiempos y aunque no alcance el grado de espectáculo que nos brindó el concept R 400 que muchos entusiastas aún recordarán, el nuevoR’ mantiene una mecánica 100% de combustión para el que ya es, una vez más, el modelo más prestacional de la numerosa familia Golf en su octava generación. Hablamos de un coche del que ya conocemos todas sus características, incluido su precio y que también hemos podido probar ya en circuito, con sus modos ‘Drift’ y ‘Nürburgring’ incluidos.

El rey del rendimiento en la familia

Ya tras la presentación oficial de los nuevos GTI, GTE y GTD, el verdadero rey de la gama deportiva Golf estuvo exprimiendo todo su rendimiento en el circuito de Nürburgring y el resultado final está justo ante ti.

Desde el punto de vista estético, destaca por ser el más agresivo y musculoso de sus parientes. No en vano ya en las primeras fases de su desarrollo sus creadores se apresuraron a apodarlo “Performance King”, toda una declaración de intenciones. Así, al primer vistazo destacan sus grandes llantas de 18 pulgadas (19” en opción) que dejan entrever unos frenos delanteros de discos perforados que están mordidos por unas pinzas de freno de color azul con la letra R sobre ellas.

La suspensión está rebajada en 20 milímetros y los paragolpes son más anchos y deportivos pero el kit estético añade también grandes entradas de aire y un generoso difusor trasero acompañado de cuatro salidas de escape ovaladas y un spoiler más grande todavía. También de forma opcional, hay un sistema de escape de titanio de Akrapovic.

La carrocería está disponible en tres colores Blue metallic, Pure White y Deep Black Pearl Effect

En lo referente al interior en el volante destacan unos botones táctiles a ambos lados y unas levas del cambio de grandes dimensiones detrás de este. También se aprecia un cuadro de instrumentos completamente digital, denominado Volkswagen Digital Cockpit Pro y de infoentretenimiento Discover Media con pantalla táctil de 10 pulgadas. Se pueden personalizar los gráficos. Otros gadgets disponibles son un sistema de acceso y arranque sin llave y un sistema de iluminación ambiental de 30 colores.

Hibridación descartada

En el plano mecánico, mucho ha llovido desde aquel mes de abril de 2014 cuando Volkswagen se presentó en el Salón de Pekín con aquel prototipo, un Golf R cuyo motor 2.0 TSI recibía la asistencia de una unidad eléctrica para incrementar su potencia en otros 100 caballos y alcanzar la mágica cifra de los 400 CV, tal y como rezaba su nombre. Sin embargo, en los primeros pasos de el desarrollo de este nuevo Golf R ya supimos que aquel Golf R 400 se quedará en eso, un prototipo para el recuerdo por su impresionante relación peso potencia de 3,55 kg/CV y con el que la marca conmemoró el 40º aniversario del Golf.

El modelo definitivo que tienes delante, cuenta con el mismo bloque 2.o TSI y la tracción total 4Motion del anterior, acompañada de un control selectivo del par de rueda en el eje trasero. La potencia también se ha incrementado desde los 300 a los 320 caballos y la cifra de par también es apabullante: 420 Nm. Hablamos del mismo motor que da vida al recién presentado Tiguan R. La caja de cambios es la automática DSG de siete velocidades

Para Jost Capito, jefe de la división R de Volkswagen, el cliente de este tipo de vehículos solicita una potencia “en torno a 300 CV y un precio por debajo de los 50.000 euros”, algo que condiciona la hoja de ruta a seguir por sus ingenieros. “Si subes hasta los 400 CV, pierdes el 50% de las ventas y aumentan los costes de propiedad”, sentenció en su día.

Con todo y eso, este nuevo Golf R es aún más rápido que su predecesor, que –recordemos– con su Performance Pack incluido era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h. La lógica confirma que Volkswagen lanza este Golf R 2021 con un rango de potencia superior al actual y también al nuevo GTI, de 245 caballos. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y alcanza los 250 km/h, ampliable a 270 km/h con el pack R-Performance.

La velocidad máxima es de 250 km/h y acelera de 0 a 100 en 4,6 segundos

Volkswagen ofrece el sistema de tracción R-Performance Torque Vectoring que distribuye la adherencia entre ambos ejes, pero también entre las ruedas traseras. Incluso es posible transmitir hasta el 100% del par en función de diferentes parámetros a la rueda exterior de la curva para minimizar el subviraje. Este dispositivo se puede regular mediante los modos de conducción disponibles, Comfort, Sport, Race e Individual (personalizable), a los que de forma opcional se pueden añadir dos mas: Special (más deportivo) y Drift (permite cierto derrapaje). Para acceder se puede hacer pulsando el botón R del volante.

Test de conducción

Si los Golf GTI y GTI Clubsport te parecen poca cosa, espera a conocer el Golf R. Volkswagen se ha sacado de la chistera un deportivo de los que dejan sin aliento, sin renunciar a la practicidad de una carrocería con cinco puertas y un maletero que permita no solo una escapada, sino viajar de verdad.

Junto con el kit de carrocería desarrollado específicamente para esta versión y en el que destaca el gran spoiler que corona al portón, el R, frente a un GTI o un GTI Clubsport, es más dinámico ya que cuenta con tracción integral y un nuevo diferencial posterior. Este artilugio es crucial para que el Golf R consiga un increíble paso por curva y, además, derrape. Se ha creado un modo específico para hacer donuts. Y los hace sin ningún problema, tal y como hemos comprobado en una pista empapada ex profeso, aunque hay que cogerle bien el punto para lograr que el derrape sea el correcto y la aventura no termine de inmediato con el coche cruzado.

Así son sus modos ‘Drift y ‘Nürburgring’

Pero este programa Drift no es el único que te va a sorprender del Golf R. Existe otro más divertido y exclusivo de este modelo: se llama Special y está representado por la imagen aérea de Nürburgring. Eso quiere decir que es el más extremo de todos los disponibles, el que modifica el set up del coche para que sea lo más rápido y preciso en circuito. De hecho, el chasis se configura según los criterios de los pilotos probadores de la firma para sacar el máximo rendimiento en la variante vieja del circuito alemán. Además, cuando se activa esta función Special, la instrumentación se vuelve de color verde, un guiño al mítico Infierno. Un detalle que lejos de ser insignificante, nos pone.

A pesar de que nuestro Jarama no es el viejo Nordschleife, en el trazado madrileño descubrimos al genuino Golf R. Lo que más llama la atención es que permite ir muy rápido incluso si el conductor no tiene experiencia en circuito. Precisamente la docilidad es su principal virtud. Acelera como un auténtico demonio, tracciona como un supercar y suena de escándalo. No hay mejor forma de resumir su comportamiento.

El propulsor de dos litros tiene una increíble pegada a partir de medio régimen (el par máximo es de 420 Newton/metro, disponible entre 2.100 y 5.300 revoluciones). Y el paso por curva es sencillamente magistral, con unos controles electrónicos que actúan como en el Tiguan R, de forma tan sutil para que podamos seguir dando gas sin miedo al subviraje… Si quieres que todavía sea más rápido, deberás montar la suspensión de dureza variable DCC, que consigue reducir los ligeros cabeceos del coche. Has de saber que la amortiguación de serie es más dura que la de cualquier otro Golf y también son especiales el cuadro de mandos Digital Cockpit Pro con una vista ‘R’ inédita que refleja el reparto de par entre las cuatro ruedas, las fuerzas G, vuelta rápida… En la misma línea, los asientos delanteros son tipo bacquet y llevan integrado el reposacabezas. Anatómicamente son perfectos y por 3.025 euros van ‘vestidos’ en cuero Nappa. En efecto, toca hablar de los extras del Golf R 2021.

La bestia ya tiene precio

A pesar de que el escape de serie del Golf R suena bien, un coche como éste te pide que añadas el Akrapovic por los petadarzos y la melodía racing que emite. ¿Lo malo? Es un extra que vale casi 4.000 euros. También es opcional la citada suspensión de dureza variable DCC, que vale otros 900 euros, y cómo no, el color exclusivo de los Volkswagen R, llamado “Lapiz Blue metalizado”, que en esta ocasión tiene un PVP de 800 euros.

Casi 6.000 euros en extras que hay que sumar de obligado cumplimiento a los 53.500 euros que cuesta el Golf R de base para tener un coche completo. Por si te has perdido: hablamos de 60.000 euros, lo que cuesta un Mercedes-AMG A35 4Matic de 306 caballos o un BMW M235i xDrive Gran Coupé. Pero ese importe puede subir hasta los 63.000 euros en caso de sumar las llantas de 19 pulgadas Estoril como la unidad de las imágenes (cuestan lo mismo en plata y en negro) y en caso de optar por el paquete Performance que, entre otras cosas, deslimita la velocidad máxima, pasando de 250 a 270 por hora e incluye dirección progresiva. Ya puestos, si metes los 3.000 del cuero Nappa, tendrás un Golf R totalmente exclusivo por la friolera de 66.000 euros.

Vía: Car and Driver ES

Fuente: Leer Artículo Completo