¿Por qué tengo tanta mala suerte en el amor? Si de verdad quieres saberlo… Probablemente la razón seas tú

Indian Matchmaking es uno de esos docurealities que tan bien se le da hacer a Netflix. La matchmaker más popular de Bombay trabaja para emparejar a exitosas y exitosos veinteañeros y treintañeros estudiando su modo de vida, su profesión, su contexto familiar y religioso y sus expectativas. Viéndolo, muchas de las personas que han nadado por las procelosas aguas de Tinder (y se han hundido) pueden pensar ¡quién me concertara un matrimonio!

La falta de compromiso, las relaciones no convencionales, el feed interminable de candidatos y candidatas, el agarrarse a un clavo ardiendo… Todas estas cuestiones y más las aborda Montaña Vázquez en su ‘Match. Cómo encontrar pareja en la posmodernidad’ (Alienta Editorial), un ensayo que reflexiona sobre qué pasa con el amor tanto como sobre qué hacer para encontrarlo. Su autora, escritora y experta en comunicación, también se dedica al matchmaking, aunque nada que ver con el reality de Netflix.

“Quienes acuden a mi agencia, Tu Pareja Perfecta, son personas libres, de alto nivel cultural y socioeconómico que quieren encontrar a esa persona especial para compartir su vida y crear la relación a su medida. La mayoría están [email protected], tienen una vida profesional intensa, quieren optimizar su tiempo y no quieren estar expuestos en redes sociales ni en apps de citas“, explica la escritora sobre las personas que recurren a una matchmaker profesional. “Podemos decir que mis clientes (ellos y ellas) son como un ‘puesto de trabajo’ para el que busco al candidato/a perfecto. Es un headhuntig sentimental”, explica.

‘Vale, bien’, puedes pensar: ‘Está claro que siempre hubo clases, hasta para ligar, pero ¿dónde está la parte en la que mi mala suerte con las parejas tiene que ver conmigo’: “Match no es un libro para cobardes”, advierte la experta, “es un libro que puede resultar incómodo para aquellas personas que están acostumbradas a delegar la responsabilidad de sus vidas y de su felicidad en causas ajenas a ellas”.

Utilizando el lenguaje empresarial, Vázquez defiende que cada uno hemos de convertirnos en “emprendedores emocionales” y aplicarlo al amor: “No conseguiremos relaciones auténticas si no somos capaces de asumir riesgos, recuperar la mentalidad de principiante, y volvernos inmunes al rechazo… Y al elogio“.

¿Buscar pareja o encontrar pareja?

Y justo en esto del elogio está uno de los errores que más se cometen cuando estamos conociendo a alguien: “buscar la aprobación del otro, partir de un sentimiento de carencia, de necesidad; cuando encontrar pareja nos importa más que con quién queremos que formar esa pareja, tenemos que empezar a preocuparnos”.

Quizá esto se deba a que, aunque casi todos tenemos claro que la idea de amor romántico con la que nos hemos educado hace aguas por todas partes -y por varias razones-, a nivel subconsciente, emocional, nos seguimos aferrando al amor que siempre hemos conocido. Para ello, hemos de dejar de ser “adictos a los sentimientos de siempre” y hacer un esfuerzo por “desfamiliarizarnos de lo que conocemos y no nos hace bien” y empezar a acostumbrarnos a lo desconocido y sus posibilidades.

“Cuando encontrar pareja nos importa más que con quién queremos que formar esa pareja, tenemos que empezar a preocuparnos”

Las apps de citas, los romances de whatsapp (existen, y si no que se lo pregunten a muchos solteros y solteras durante el confinamiento y a todas las citas de la nueva normalidad que nunca se produjeron), la búsqueda eterna de matches… ‘Match’ incluye un manual de uso de Tinder y derivados que parte de la base de que solo a través de la vulnerabilidad se pueden crear conexiones importantes.

No se puede seguir haciendo lo mismo buscando un resultado diferente…

Vázquez también aborda el miedo al rechazo, y más cuando se siente uno tan expuesto como en el dating online: “Estamos muy centrados en el afuera, en el otro, en gustar, en tener miles de likes… Tenemos que aprender que la reacción de los demás es algo que no depende de nosotros”.

En definitiva, esta ‘love coach’ nos anima a mirar más hacia dentro que hacia afuera antes de emparejarnos: “Quiero que todo aquel que sienta que, si siendo tal como es ahora no le ha ido bien en el amor y en las relaciones, sepa que puede dejar de serlo y descubrir que, bajo capas de creencias heredadas, limitaciones e inseguridades, late su auténtica personalidad”. Ya lo cantaba Shakira en ‘Inevitable’: “Siempre supe que es mejor, cuando hay que hablar de dos, empezar por uno mismo”.

Fuente: Leer Artículo Completo