Así es Eduardo, el hijo pequeño de Norman Foster y Elena Ochoa: apasionado del cine, el esquí y la tecnología

Pese a que su padre es uno de los arquitectos más famosos y reconocidos del planeta, a sus 19 años, Eduardo Foster, hijo pequeño de Sir Norman Foster (85) y Lady Elena Ochoa (61), ha decidido no seguir los pasos de su progenitor en el mundo de la arquitectura. Criado entre Reino Unido, Suiza y España, el joven, que ha heredado el espíritu inquieto y viajero de su padre, estudia Administración de Empresas en el Stern School of Business de Nueva York, una escuela de negocios ubicada en el corazón de Greenwich Village y una de las más prestigiosas del país.

Por sus aulas han pasado personajes del mundo de la empresa como Dan Schulman, director ejecutivo y CEO de Paypal, o de la política estadounidense como Jared Kushner, marido de Ivanka Trump e hijo del empresario inmobiliario Charles Kushner y que desde enero de 2017 es consejero superior de Donald Trump, siendo suya la responsabilidad total de la oficina de Presidencia.

View this post on Instagram

🎂💛

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

A Eduardo Foster le apasiona el mundo de la empresa, pero también el de la tecnología, el diseño y, sobre todo, el del cine, pasiones que ha convertido en parte de su profesión pese a su juventud. En los últimos años, el hijo del arquitecto británico ha trabajado en compañías muy dispares como Aon Corporation, empresa inglesa dedicada a proveer de servicios de gestión de riesgo, seguros y reaseguros en Reino Unido, o Related Companies en Estados Unidos, especializada en bienes raíces de propiedad privada en la ciudad de Nueva York.

Además, ha colaborado en la empresa de arquitectura de su padre, Foster + Parters, fundada por el propio Foster en 1967 y que ha llevado a cabo proyectos de gran calado como la construcción del Aeropuerto de Hong Kong, la reconstrucción del Reichstag de Berlín (1999), del Ayuntamiento de Londres (2002), la remodelación del Estadio Nuevo Wembley (2007) y del Camp Nou de Barcelona (2009) o la construcción del espectacular edificio residencial 50 United Nations Plaza de Nueva York en 2015.

Incluso Eduardo ha llegado pasar varios meses trabajando en una compañía cinematográfica pionera en el rodaje con drones. Según explican en la web de la Fundación Norman Foster (cuya función es fomentar el pensamiento y la investigación interdisciplinar para ayudar a nuevas generaciones de arquitectos, diseñadores y urbanistas a anticiparse al futuro), en la que Eduardo y su hermana Paola (22)** son patronos, con apenas 14 años, el joven ya había puesto en marcha diferentes pequeñas empresas relacionadas con sus intereses personales.

View this post on Instagram

Joker, Joe Exotic, Patrick Stewart?

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

Educado en Suiza

Igual que su hermana mayor, Eduardo estudió en uno de los centros más prestigiosos del mundo, el Institut Le Rosey. Situado en Rolle, cerca de Gilly y del Castillo de Vincy, una de las adquisiciones de Foster en 2007 y donde en 2009 la familia se instaló dos años después de dejar su casa de Londres. Inaugurado en 1880 como un internado masculino, en 1967 abrió sus puertas a las mujeres. Cuesta unos 110.000 euros por curso y por él han pasado miembros de la realeza europea como Alberto II de Bélgica, Rainiero de Mónaco, el duque de Kent y Manuel Filiberto de Saboya, pero también integrantes de las grandes fortunas internacionales como Marie Chantal Miller, mujer de Pablo de Grecia, Sean Lennon (hijo de John Lennon) o John Casablancas (fundador de la agencia Elite).

View this post on Instagram

🎄

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

De St. Moritz a la Costa Azul

Además de sus estudios universitarios, le gusta disfrutar del tiempo libre junto a sus amigos y su familia. Una de sus grandes aficiones desde que era un niño es el esquí y lo sigue practicando cada invierno en Suiza, país en el que creció y en el que sus padres cuentan con varias casas de ensueño. Una de esas viviendas se encuentra situada en el edificio Chesa Futura –’Casa del futuro’ en romanche, una de las lenguas oficiales en Suiza–, diseñado por el propio Norman Foster, con tres plantas de apartamentos de lujo, uno de los cuales se reservó para el arquitecto.

El apartamento cuenta con una ubicación privilegiada sobre una pendiente que desciende directamente al pueblo de St. Moritz y cuenta con unas espectaculares vistas al Valle de Engadina, al sur de los Alpes suizos. El entorno es tan increíble, relajante y casi de cuento de hadas que el propio filósofo Nietzsche lo describió así: “Estoy en el lugar más confortable del mundo. Siento una continua tranquilidad y ninguna presión”. St. Moritz es una de las estaciones de esquí más conocidas y con mayor tradición del mundo, así como una de las más exclusivas y frecuentada por miembros de la alta sociedad como Claudia Schiffer, el rey Carlos Gustavo de Suecia o el actor Hugh Grant. Allí va cada año la familia Foster-Ochoa para disfrutar de las pistas de esquí y allí hicieron además la cuarentena en marzo cuando se declaró la pandemia por el coronavirus.

View this post on Instagram

arles

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

A post shared by Eduardo Foster (@eduardonfoster) on

En la época estival, Eduardo disfruta de otra maravilla de mansión, el Castillo de Vincy, un majestuoso edificio del siglo XVIII localizado en Gilly (Suiza), no demasiado lejos de Le Rosey, donde estudiaron él y su hermana mayor. Y de ahí, a la Costa Azul. Tanto Eduardo como su hermana disfrutan en las vacaciones de verano de las aguas cristalinas de Saint Tropez y los locales más exclusivos de Cannes, como el beach club La Guérite, situado en Isla Santa Margarita, la mayor de las islas Lérins, a unos seis kilómetros de la ciudad de Cannes en la Riviera francesa. El restaurante es uno de los más glamurosos de la zona y recibe cada año la visita de celebrities como Adrian Brody o los Beckham. Por supuesto, cada cierto tiempo visita a su hermana en Massachusetts, donde estudia desde 2017. Cabe destacar que su padre posee un jet privado y varios coches deportivos vintage, una afición que también ha heredado el vástago del arquitecto.

View this post on Instagram

joe exotic trims, dm for inquiries

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

Su hermana, tras los pasos de su padre

Eduardo mantiene una gran relación con su hermana mayor. Paola estudia Arquitectura en la prestigiosa Universidad de Harvard, en la costa este de Estados Unidos, carrera que terminará con toda probabilidad dentro de dos años. La joven ha recibido una educación exquisita y habla inglés, español, alemán, italiano y francés a la perfección. De 2010 y hasta 2015, la hija del Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2009 estudió también en el internado suizo Institut Le Rosey.

Apasionada del arte desde que era una niña, Paola ha realizado prácticas en Ivorypress, la editorial de libros de arte que fundó su madre en 1998 –justo el año en el que nació Paola–, pero también en la galería londinense White Chapel Gallery y en la Alma Zevi de Venecia, así como en la Peggy Guggenheim Collection de Venecia, en Sotheby’s y en la Royal Academy of Arts, ambas en Londres, y en la Vito Schnabel Gallery de Suiza. Desde septiembre del año pasado trabaja como enlace de artistas en la Harvard Undergraduate Student Art Collective, una comunidad sin ánimo de lucro dedicada a descubrir talentos artísticos, y desde febrero de este año es editora a tiempo parcial en la revista de moda online Fig. Magazine, ambas dentro de la universidad en la que estudia desde 2018.

View this post on Instagram

nyu transfer

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

Por parte de padre, Eduardo tiene otros cuatro hermanos. Sir Norman Foster se casó por primera vez con Wendy Cheesman a mediados de los años sesenta y con ella tuvo a sus cuatro primeros vástagos: Ti (artista reconocido asentado en Reino Unido), Cal, Steve y Jay. En 1989, Norman enviudaba tras el fallecimiento de su esposa.

La historia de amor de los Foster-Ochoa

Sir Norman Foster, hijo de una camarera y del dueño de una tienda de empeño, creció en el deprimido barrio de Crescent Grove en Mánchester. Con 16 dejó la escuela, pero eso no le impidió convertirse poco después en el primer joven de su barrio en pisar la universidad. Para costearse los estudios trabajó de vendedor de muebles, heladero e, incluso, de portero de un club de fútbol. Estudió Arquitectura en la Universidad de Mánchester y obtuvo después una beca para proseguir sus estudios en la Universidad de Yale. De vuelta a su país natal, Reino Unido, trabajó durante con el arquitecto Richard Buckminster Fuller y fundó en 1965 el estudio de arquitectos Team 4, junto a su primera esposa Wendy Cheesman, Richard Rogers y la esposa de éste, Su Brumwell. Dos años más tarde el nombre del estudio fue cambiado y quedó en Foster and Partners.

View this post on Instagram

Trying out the electric Vespa .

A post shared by Norman Robert Foster (@officialnormanfoster) on

A post shared by Norman Robert Foster (@officialnormanfoster) on

En 1990 fue armado Caballero, siete años después se le confirió la Orden del Mérito y en 1999, Isabel II le otorgó el título de Lord Foster of Thames Bank. También ha recibido varios premios importantes de arquitectura, como la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectura, el Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009. Tras enviudar en 1989, Foster se casó por segunda vez con Sabiha Rumani Malik en 1991, de la que se separó cuatro años más tarde.

Elena Ochoa y Norman Foster se conocieron a mediados de los años noventa cuando ella era profesora emérita en el King’s College de Londres. Se casaron en 1996 en una ceremonia íntima a la que solo acudieron una decena de invitados y ese mismo año ella fundaba Ivorypress. Durante 20 años, Ochoa fue profesora de Psicopatología en la Universidad Complutense de Madrid y hasta 2001 fue profesora honoraria en el citado centro universitario londinense. Hizo sus estudios de postdoctorado con una beca Fulbright en la Universidad de Illinois (Chicago) y en la de Los Ángeles. En 1990 se dio a conocer en televisión gracias al famoso programa Hablemos de Sexo, el primero en una televisión en España en abordar de manera abierta la sexualidad.

A post shared by Norman Robert Foster (@officialnormanfoster) on

Entre otros cargos, Elena Ochoa es vicepresidenta de la Norman Foster Foundation, miembro del MoMA’s Library Council, de la Junta de Directores de Arte del Mutual Art Trust y del Advisory Board del Prix Pictet de Fotografía, y fue Presidenta del Tate International Council durante cinco años y miembro de la Junta Directiva de la Tate Foundation entre 2004 y 2008, así como de la Isamu Noguchi Foundation. Estuvo casada de 1991 a 1994 con el escritor catalán Luis Racionero.

Fuente: Leer Artículo Completo