Ana Julia Quezada se derrumba durante el interrogatorio por la muerte de Gabriel Cruz

La Audiencia Provincial de Almería acoge, desde el pasado 9 de septiembre, el juicio por la muerte del pequeño Gabriel Cruz, de ocho años, que murió el 27 de febrero de 2018 en una finca de Rodalquilar, en Almería. Ana Julia Quezada, que era la pareja de Ángel, el padre del pequeño, es la autora confesa y única acusada de la muerte de Gabriel y es la primera mujer que se enfrenta en España a una pena de prisión permanente revisable. En la primera jornada del juicio, Ana Julia Quezada, sorprendió por su nueva imagen. Con el pelo liso, sin gafas y un ligero maquillaje, la acusada lucía un atuendo más formal del habitual y, acompañada por sus abogados, escuchó la lectura de los escritos de la fiscalía, la acusación particular y su propia defensa.

En los escritos que leyeron las diferentes partes, se relataba cómo fue la muerte del pequeño. “Gabriel Cruz no tuvo opción ninguna a salir con vida de aquella finca” explicó la fiscal Ana Fernández mientras que Francisco Torres, abogado de la acusación particular, leyó varios informes que corroboran que el pequeño vivió una auténtica agonía. Al parecer, la autopsia recoge que la acusada le dio una paliza de muerte al niño y que, 45 minutos o una hora después tras fumar y cavar un hoyo para enterrarlo, al ver que el pequeño aún respiraba, le remató tapándole la boca.

En la segunda jornada del juicio, hoy 10 de septiembre, Ana Julia ofrecía su declaración ante las partes. Para empezar, la acusada fue preguntada sobre si se declaraba inocente o culpable y Quezada era muy clara. “Inocente, con todo el respeto para la familia, no voy a contestar a la acusación particular”, dijo por lo que Ana Julia solo contestará a las preguntas del fiscal y a las de su propio abogado. A pesar de declarar su inocencia, cuando fue preguntada por la fiscal sobre si el27 de febrero de 2018 había dado muerte al hijo menor de su pareja sentimental, Gabriel Cruz Ramírez, de ocho años, ella contestó “Sí”.

Durante su declaración, Ana Julia ha recibido un toque de atención porque sollozaba y hablaba muy bajo y no la oían. Además, ha explicado cómo conoció al padre de Gabriel y cómo fue la convivencia con el pequeño.También ha caído en alguna contradicción porque, en la declaración previa, dijo que, el día de la desaparición, había visto a Gabriel y hoy, en sala, lo ha negado. Cuando llegó la hora de explicar el momento de la muerte del niño ha roto a llorar. “Solo recuerdo que le llamó negra, fea, que tenía la nariz grande y me dijo que solo quería que su padre se casara con su madre… Yo no quería matar al niño, solo quería se callara”, dijo.

También se espera que Ángel y Patricia, padres de Gabriel, y su psicólogo declaren hoy en el juicio por la muerte del pequeño Gabriel que conmocionó España entre febrero y marzo de 2018. Fueron 12 días de búsqueda del niño que desapareció tras salir de casa de su abuela y que había muerto a manos de la pareja de su padre el mismo día de su desaparición. Ana Julia estuvo participando en las tareas de búsqueda hasta que fue descubierta por la policía como autora del crimen. Ha estado un año y medio en la cárcel a espera de juicio.

Fuente: Leer Artículo Completo