Browning: la nueva técnica de relleno y fijación de cejas que es tendencia

Tanto la forma como el grosor de nuestras cejas han cambiado a la largo de las décadas. Mientras que en la década de los noventa y a principios de los 2000 se llevaban muy finas y arqueadas, años después triunfaron las más gruesas y desenfadadas; en 2019 llegaron las bushy brows (tupidas, anchas y despeinadas) y este año han hecho furor las rectas y bastante depiladas en la zona de la cola, que acompañan los foxy eyes.

Pero lo último para embellecerlas sin necesidad de recurrir al microblading o a técnicas tan descabelladas como su afeitado, este último con reto viral en TikTok incluido, es el browning, una nueva técnica de relleno y fijación que promete no solo una tendencia clave para el otoño, sino un estilo para enmarcar la mirada a largo plazo. Marrones, tupidas y con un desorden perfecto son las tres características clave de este estilo, para el que basta “un ligero retoque que redensifique la zona”, asegura David Deibis, maquillador oficial de RevitaLash Cosmetics y creador del mismo.

“El browning se basa en rellenar las mismas con ayuda de un lápiz fino las zonas que más personalidad dan, como el extremo hacia el entrecejo o el área de la curvatura, y peinarlas y fijarlas con un gel con color que complete el efecto relleno y deje un acabado descuidado altamente estudiado”, explica el experto.

Para llevar a cabo esta técnica tan solo te harán falta un par de productos: un lápiz de relleno y un cepillo específico para la zona con gel fijador. “Comienza rellenando las cejas, dibujando sobre ellas con un lápiz que tenga la punta fina para conseguir un efecto de vello natural. Los trazos en la zona próxima al entrecejo deben ser más evidentes y los del resto de la ceja más sutiles”, aconseja Deibis. Después lleva el momento de fijar los pelitos más rebeldes. “Para no dejarla con un aspecto demasiado peinado despeina ligeramente en la zona más ancha y péinala más en la parte de la cola”, concluye.

Fuente: Leer Artículo Completo