La elección de las insignias del príncipe Felipe en el altar, un guiño personal a su herencia

El jueves 15 de abril, dos días antes del funeral del príncipe Felipe de Inglaterra, se anunció la lista de 30 asistentes a la ceremonia, incluidos tres de los parientes alemanes del duque de Edimburgo (su madre, la princesa Alicia de Battenberg, era una princesa hessiana, y sus cuatro hermanas mayores se casaron con príncipes y duques alemanes). Se sabe que el difunto miembro de la realeza, que falleció el 9 de abril a los 99 años, insistió en que quería que se reconocieran sus raíces en el funeral. Esto también se reflejará en las insignias que se han depositado en el altar de la capilla de San Jorge del Castilo de Windsor, que el propio Felipe escogió antes de su muerte.

The Times publicó que el duque estuvo muy involucrado en la planificación del funeral, eligiendo la música, el lugar e incluso las medallas y condecoraciones que se van a exhibir durante el servicio. Las insignias de Felipe son los emblemas distintivos que le otorgan el Reino Unido y los países de la Commonwealth, lo que refleja su importante papel y servicio. Estas, junto con sus condecoraciones militares, como por ejemplo sus alas de la Royal Air Force y el bastón de mariscal de campo, descansan sobre nueve cojines en el altar de la Capilla de San Jorge este sábado.

Entre las insignias personales de Felipe se encuentra una de Grecia, la Orden del Redentor; y otra de Dinamarca, la Orden del Elefante. Las elecciones son significativas, dado que el duque nació en Grecia siendo miembro de la familia real griega, como príncipe de Grecia y Dinamarca. Su familia no era griega de sangre, sino danesa, que heredó el trono griego cuando su abuelo, Jorge I de Grecia (nacido como príncipe danés), fue elegido rey por la asamblea nacional del país heleno.

Stephen Segrave, secretario de la Cancillería Central de las Órdenes de Caballería, ha contado a The Times, que "representan órdenes y condecoraciones británicas y de la Commonwealth, y el cojín final será con órdenes de Grecia y Dinamarca, por razones obvias. El duque de Edimburgo tenía, creo, 61 condecoraciones y premios de otros 53 países diferentes, y simplemente no había espacio para exhibirlos todos en el funeral".

Sobre cómo se escogieron las insignias, Segrave ha explicado: "Creo que… tienes que dibujar la línea en alguna parte. La línea se trazó en las órdenes y condecoraciones de la Commonwealth, y en esos dos países que eran apropiados para el duque de Edimburgo. Lo cierto es que él estuvo implicado en la planificación, por lo que habría tomado la decisión él mismo”. Ha asegurado que la insignia elegida tenía mucho significado para el difunto miembro de la realeza.


La selección final de insignias se dispuso en los cojines a principios de esta semana en el Palacio de St. James. Se cosieron en sus distintuso lugares con hilo de pescar por dos costureras, una de las cuales es Diane Hatcher de la joyería Cleave Court, joyera de la corte vinculada desde hace muchos años con la familia real británica. La compañía tiene su sede muy cerca del Palacio de Buckingham.

Como para cualquier miembro de la realeza, el funeral del príncipe Felipe, que lleva el nombre en clave de ‘Operation Forth Bridge’, ha sido organizado durante años. Si bien las circunstancias excepcionales de la pandemia ha provocado que no haya sido un evento del tamaño y la escala originalmente previstos (incluía una lista de 800 invitados, en lugar de los 30 asistentes), se ha enfatizado que refleja en gran medida los deseos del difunto duque.

Artículo publicado en Tatler.com y traducido. Acceda al original aquí.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo