Demi Lovato y su cambio de cuerpo tras dejar de hacer dietas

Demi Lovato sabe bien lo que es estar a merced de las dietas, siempre pendiente de la báscula y de cada cambio en su cuerpo, vigilando cada kilo y viviendo con ansiedad cada cambio momento. Una sensación a la que Demi ha dicho adiós tras renunciar a esos años de dietas. Así lo ha dejado por escrito en su cuenta de Instagram, ofreciendo un mensaje liberador y reconfortante a todos sus fans.

“Hoy estoy llena de paz, serenidad, alegría y amor 💖”, ha escrito Demi junto a un vídeo en el que aparece grabándose con su móvil frente al espejo y mostrando su nuevo cuerpo, visiblemente más delgado, dentro de un pantalón que le queda bastante grande.

“He perdido peso accidentalmente. Ya no cuento las calorías. Ya no hago ejercicio en exceso. No restrinjo ni elimino. Y especialmente, no vivo la vida de acuerdo con la cultura de la dieta… y de hecho he perdido peso”, ha escrito junto a ese vídeo que deja apreciar su nueva silueta. “Esta es una experiencia diferente, pero me siento llena. No de comida, sino de sabiduría divina y guía cósmica”, ha añadido.

A post shared by Demi Lovato (@ddlovato)

En sus Stories también ha añadido: “Y le dije a mi cuerpo en voz baja, ‘quiero ser tu amiga‘. tomó un largo respiro y respondió, ‘he estado esperando toda mi vida por esto’. Gracias cuerpo por tu paciencia y fe en mí”, escribió junto a la imagen, ahondando cómo ha llegado a la aceptación de su cuerpo tras sufrir trastornos alimentarios.

Hace más de tres años, la exestrella de Disney habló en el documental Demi Lovato: Simply Complicated sobre sus trastornos alimentarios y su problema de bulimia. En él, relata como con 8 o 9 años comenzó a comer de manera compulsiva y a sentirse infeliz con su cuerpo. De ahí paso al otro extremo, dejando de comer y ayunando hasta el punto de darse cuenta de que el trastorno podía costarle la vida.

La cantante reconoció en aquel momento que asumía que el trastorno alimentario era algo con lo que iba a tener que luchar el resto de su vida, y que la comida era su mayor reto porque le daba vergüenza mirar atrás y ver quién era.



Fuente: Leer Artículo Completo