Ana Rosa Quintana ‘amenaza’ con encadenarse como hizo Carmen Cervera y sabemos el motivo

Ana Rosa Quintana está indignada y las vacunas tienen la culpa. Durante la mesa política de ‘El programa de Ana Rosa’, la periodista ha mostrado su enfado porque las autoridades no han decidido, todavía, poner la segunda dosis de Astrazeneca a las personas que, como ella, ya han recibido la primera dosis. La presentadora se vacunó hace casi un mes y no tuvo efectos secundarios por eso está deseando recibir la segunda dosis para completar su inmunización.

Ana Rosa, que hace unos días soltó un ‘taco’ en directo, no entiende por qué no se inocula la nueva dosis. “Por favor una vacunita por el amor de Dios. Es que no entiendo nada. Somos dos millones de personas que estamos en esta situación. Madrid y Andalucía ya han dicho que, si en un mes no dicen nada, pondrán la segunda dosis”, decía y continuaba explicando el motivo de su enfado. “Yo no entiendo por qué no se está poniendo la segunda dosis de Astrazeneca si hay dosis. Si no las hay, lo entiendo pero si las hay, que las pongan” añadía y dejaba claro que, el que no se la quisiera poner, que no se la pusiera pero ella si.

Ana Rosa ha querido hablar con el experto Alfredo Corell sobre la idoneidad de poner la segunda dosis de Astrazeneca y el inmunólogo ha asegurado que, desde su punto de vista, se debería tomar la decisión de ponérsela a quien lo desee. “La segunda dosis se debe poner a las 12 semanas, tres meses de la primera, se podría poner a las 14-16 semanas pero no más tarde”, explicó. El que no se la quiere poner, que no se la pongan

La periodista, que hace unos días reconoció que tuvo personal de Seguridad tras recibir amenazas, está tan enfadada que se muestra dispuesta a imitar a Carmen Cervera cuando se encadenó a los árboles del paseo del Prado de Madrid, junto al Museo Thyssen, para que no los cortaran. “Yo voy voy a hacer como Tita Cervera, me voy a encadenar a las puertas del ministerio de Sanidad para pedir la segunda dosis de Astrazeneca. Yo como la Thyssen, en vez de no a la tala, sí a Astrazeneca”, ha contado entre risas.


Fuente: Leer Artículo Completo