"No estoy muy familiarizada con la palabra cáncer". Mila Ximénez se rompe y deja al descubierto sus miedos

Que Ana Obregón se decidiera a posar en la portada de una revista este miércoles, es más que significativo. Ver a la actriz en esa primera plana de ‘Hola’, hablando con desgarro del sufrimiento de los últimos meses de vida de su hijo, Álex Lequio, luchando contra el cáncer, no ha dejado indiferente a nadie. Ni siquiera a ‘Sálvame’, que ayer trataba el tema ante su audiencia.

Y se vivió un momento cargado de dureza y de emotividad. Porque una de las colaboradoras, Mila Ximénez, no olvidemos que está librando su particular batalla contra esta enfermedad. Porque la experiencia de Ana le removía hasta llevarla a las lágrimas. Nadie nada más que ella sabe lo que está atravesando, y no quiere ni imaginarse lo que debe haber sido para la actriz estar al lado de su hijo durante un camino que terminó con el peor de los finales.

“A ciertas edades, cuando la vida te da un palo de cualquier tipo”, empezaba Mila, que tenía que hacer una pequeña parada tras pronunciar este puñado de palabras. La voz se le entrecortaba, pero lograba continuar: “Cuando te dan un palo así, es muy difícil recomponerse ni estás preparada psicológicamente para afrontar algo tan duro y tan tremendo como es perder a tu único hijo, que es lo que te ha dado la fuerza”.

Mila justificaba su reacción disculpándose ante Jorge Javier Vázquez, presentador, por haberse visto superada por la emoción del momento: “Perdón, es que no estoy muy familiarizada con la palabra cáncer“. Añadía que, tras haber hablado con la actriz, entiende perfectamente que “prefiera que le digan a ella que tiene un cáncer terminal, que a su hijo”.

Que te digan que un hijo se te va a esa edad es muy duro…”

“Es la peor noticia que te pueden dar. Nosotras ya hemos vivido, poco o mucho, ya hemos vivido. Yo mucho, creo que demasiado a veces, pero que te digan que un hijo se te va a esa edad es muy duro…”, continuaba Ximénez, que vivió una tarde complicada por lo de cerca que le toca esa enfermedad que se llevó la vida de Álex cuando tan solo tenía 27 años.

“Álex dijo a su madre: ‘Voy a trabajar y a hacerme rico para tratarte como ningún hombre te ha cuidado’. Y es verdad, Ana, en el amor, no ha sido una mujer muy afortunada. No ha tenido esos amores que la han protegido, que la han cuidado…”, terminaba Ximénez una intervención que conseguía que se hiciera el silencio más absoluto en un plató que suele caracterizarse por el bullicio.

Fuente: Leer Artículo Completo