Mireya Bravo (‘OT17’): "No me veo haciendo otra cosa que no sea música"

‘Pídeme‘. Así se llama en tema con el que Mireya Bravo vuelve. Satisface, de esta manera, los deseos de sus fans, ávidos de material nuevo, más en estos tiempos que nos han tocado vivir, en los que la cultura está haciendo tanto servicio. También cumple los deseos de esos incondicionales de ‘OT17’ que vibraron al escuchar su voz empastada con la de Raoul Vázquez. Sí, están de vuelta juntos.

Hablamos con ella horas más tarde de que el ‘single’ estuviera en la calle: “Ha tenido una acogida súper buena, buena, buena. Creo que la gente estaba esperando, desde la salida de ‘OT’, que grabáramos algo juntos Raoul y yo, ya que les gustó tanto ‘La quiero a morir’. También porque nuestras voces empastan muy bien, aparte de la buena relación que tenemos. Le hemos dado una alegría a nuestros fans, y nos la hemos llevado nosotros también. Nuestra complicidad sigue siendo la misma y tenemos mucha comunicación”.

Mireya, que muestra durante toda la charla un tono de emoción al ver cómo todo el trabajo de estos meses de atrás cuenta con el cariño de esos fans que la han esperado, explica cuál es el mensaje detrás de esa canción que ya cuenta con casi 100.000 reproducciones en YouTube: “Lo que quiero transmitir con ‘Pídeme’ es una pura verdad, porque creo que nos ha pasado a más de uno. Trata de una persona que ve que su relación ya no es lo mismo y ella está esperando que le diga algo, que le pida que no se vaya, que no la deje marchar. Soy muy profunda y este tema lo es, como yo. Es muy bonito, pero a la vez es una canción dura, de las que se te clavan en el alma”.

Efectivamente, ella es una de esos jóvenes que entraron en la Academia de ‘OT’, en aquella puesta en marcha de nuevo tras años sin abrir sus puertas, y salieron al mundo convertidos en ídolos. “La vida después de ‘OT’ te cambia bastante. Yo era algo conocida en Andalucía por haber participado en ‘Se llama copla’ (programa de Canal Sur presentado por Eva González), pero tras salir de allí, ya nada es lo mismo. Es algo que no te imaginas que te pueda pasar a ti. Cuando sales y ves que todo el mundo te apoya, que te conoce, que está contigo… Que no puedes salir de casa porque das un paso y ya tienes a gente, que es algo surrealista”, valora esta joven malagueña.

Bache superado

Quiero que, cuando la gente me vea, que me salude, que me hable”

Y reconoce que, en un primer momento, tuvieron que obligar a su mente a amoldarse a una nueva situación (“nos costó un poquito asimilarlo. Con el tiempo nos hemos acostumbrado a esa nueva realidad, y con muchísima felicidad), para, acto seguido, manifestar lo feliz que le hace a ella tener contacto con toda esa gente que sigue sus pasos musicales: “A mí hay gente que me pregunta si no me molesta o me cansa; y no: ni me molesta ni me cansa. Es más, yo quiero que, cuando la gente me vea, que me salude, que me hable… Que yo les doy mi tiempo, que es lo menos que puedo hacer por ellos, por todo lo que hacen por mí. Yo soy una persona normal con la que se puede hablar”.

Así es ella. Habladora. Llena de ilusión. Consciente de que hay que saber adaptarse a cada situación como venga. Como le tocó hacer, como a todos nosotros, durante el confinamiento. ¿Su suerte? “Estuve en mi parcela que hay naturaleza y me libré un poquito del agobio del confinamiento. Porque a mí la naturaleza como que me tranquiliza y me despeja. Tengo muchos olivos y por ahí me iba a andar, porque estar dentro de casa, había un momento que me consumía“.

Por más que yo hacía para seguir trabajando, no podía y no entendía nada”

También tuvo que hacerse fuerte y apretar los puños para pasar el primer bache de una carrera de la que siente orgullosa y afortunada. Porque a pesar de sus tiernos 23 añitos, ha vivido mucho. Y muy bien vivido. “Cuando salimos de la Academia, hicimos los conciertos, yo hice mi disco y la firma y hubo un bajón. Tenía conciertos y me los quitaron, sabe Dios por qué. Por más que yo hacía para seguir trabajando, no podía y no entendía nada. Hasta que me dieron la carta de libertad, ¡bendito sea ese día! Y ya pude empezar a crear yo sola mis proyectos. Ahora mismo estoy trabajando como yo quiero y en lo que yo quiero, cosa que, antes, a lo mejor, no tenía tanta voz ni voto”, explica cómo ha cambiado su vida en los últimos tiempos, sacando adelante sus proyectos junto a su gente de confianza.

Tres años de unión

Pero de aquella experiencia de ‘OT’, casi todo lo que guarda es bueno. Empezando por sus compañeros: “Tenemos un grupo de WhastApp por el que hablamos todos. Es una alegría que nos sigamos hablando y que no hayamos perdido el contacto. Es algo que dijimos desde el principio, que no queríamos perderlo, porque nos habíamos tenido solo los unos a los otros durante mucho tiempo. Después de tres años, seguimos igual de unidos. Cada uno tiene su vida y contesta cuando puede, pero seguimos unidos”.

Y siguiendo porque fue una oportunidad tan grande para ella, que no se lo pensaría dos veces si volviese atrás: “Volvería sin duda a entrar en ‘OT’. Es un escaparate que me ha abierto muchísimas puertas. Tanto a mí como a todos mis compañeros. Es una oportunidad que hay que aprovecharla”.

Dios quiera que viva de la música”

Porque, si algo tiene claro desde hace años, es que ella quiere dedicarse a esto. A cantar. A la música. A expresar poniendo melodía a sus sentimientos y a esas historias con las que podemos sentirnos identificadas: “Siempre he tenido en mi mente dedicarme a la música, y me quedó más claro cuando entré a ‘OT’ y vi esa gran oportunidad a la que no todo el mundo puede llegar. Hoy en día, no me veo haciendo otra cosa”. Hace una pequeña parada para mostrar otra debilidad: “Siempre me ha llamado la atención lo de ayudante de matrona, porque me gusta muchísimo el tema y a lo mejor… Quién sabe…”. Pero termina reafirmándose en que no, que lo suyo es el ‘show business’ y no el quirófano de maternidad: “Pero Dios quiera que viva de la música”.


Fuente: Leer Artículo Completo