Miguel Joven: "No tenemos un grupo de Whatsapp que se llama ‘Verano azul’, pero seguimos manteniendo el contacto"

La serie ‘Verano azul’, rodada en Nerja hace 40 años, nunca se fue de la memoria de los españoles. Es por eso que Pescanova ha querido rendirle homenaje en un nostálgico anuncio bajo el lema de “No hay verano sin Rodolfos”, haciendo alusión a los conocidos langostinos, donde aparecen Tito y Piraña, dos de los protagonistas más queridos de la popular serie.

Miguel Joven, el actor que encarnaba a ese travieso niño rubio que se ganó un hueco en el corazón del público, es el encargado desde hace algunos años de descubrir los rincones más escondidos de Nerja, defendiendo la esencia de un pueblo que hace más de cuatro décadas se convirtió en el lugar de vacaciones soñado por los españoles.

Corazón Pescanova ha traído de vuelta ‘Verano Azul’, ¿qué le ha parecido?

Miguel Joven Ha sido toda una sorpresa. ‘Verano Azul’ no se ha borrado de la memoria de la gente y eso es precioso, llevan 40 años guardando ese cariño. Me parece fenomenal que se unan, y sobre todo lo de los Rodolfos, porque se anunciaban en la televisión a la vez que se emitía la serie.

C. ¿Qué fue de Tito, ese niño entrañable? ¿Quién es ahora Miguel Joven?

M. J. Miguel Joven siempre ha vivido en Nerja, ya vivía antes de la serie y se morirá aquí. Siempre he estado ligado al turismo y he pasado de recepcionista de hotel a monitor de actividades de aventura. Me dedico a mostrarle a la gente lugares que no son tan accesibles y que hacen de Nerja un lugar tan singular.

C. ¿Qué cosas tiene Nerja para ser el sitio perfecto para veranear?

M. J. Tiene un rincón para todo el mundo, busque lo que busque. Tiene la combinación entre el interior, con los pueblos blancos de la serranía de Málaga, y todo lo que te ofrece la Costa del Sol. También hemos sabido mantener el sabor a pueblo que tanto nos gusta.

C. ¿Siente que ha cambiado desde que se hizo ‘Verano Azul’?

M. J. Sí, ¡qué no cambia en 40 años! Y más una localidad costera y turística, que tiene que ir adaptándose a una mayor afluencia de público. Pero nosotros hemos apostado por seguir siendo un pueblo de altura baja y mantener nuestros espacios naturales. Sí, hemos cambiado, pero no hemos perdido nuestra esencia.

C. ¿Cree que ha sido necesario pasar una pandemia para que muchos valoren lo que tenemos en España?

M. J. Es algo que estamos notando. Se nota el escalón del turismo internacional, pero en Nerja estamos teniendo mucha suerte, está siendo una temporada muy buena. Por otro lado, es cierto que la incidencia del COVID ha sido espectacularmente baja. Lo estamos haciendo muy bien y eso está dando mucha seguridad. Y no sé si una pandemia, pero sí hacía falta algo que hiciera volver la mirada al turismo en España, porque tenemos un turismo tremendamente completo, pero también tenemos la costumbre de pensar que lo que hay fuera es mejor.

C. ¿Qué le llevó a convertirse en monitor de actividades de aventura?

M. J. Después de haber sido durante muchísimos años recepcionista y recomendar a la gente cosas que podían ver y hacer, me di cuenta de que lo que quería era acompañarles. Para mí era importante enseñarles lo bonito que es Nerja y la cantidad de posibilidades que tiene.

C. ¿Es difícil volver a ser anónimo tras marcar la infancia de una generación?

M. J. Anónimo nunca he sido, porque el impacto de la serie fue enorme y el recuerdo que tiene la gente sobre ella hoy en día es también muy grande. Pero por otro lado, también creo que hay dos tipos de fama: la morbosa y la nostálgica, que no es negativa ni pesa. La gente me para por la calle con una sonrisa para decirme lo contentos que están de visitar Nerja y vivir su propio ‘Verano Azul’.

C. ¿Cómo recuerda su infancia después de ‘Verano Azul’?

M. J. Yo no venía del mundo de la interpretación ni vivía en la capital como el resto, me estaba criando aquí, medio salvaje, y eso cambió. Los dos o tres veranos siguientes ya no podía ir por las playas como iba antes porque era un calco de lo que habían visto en la televisión. Mucha gente venía buscándome sabiendo que era el único protagonista que vivía allí, incluso llegaban autobuses a la puerta de mi casa. Al final fui cogiendo tablas y me di cuenta de que la gente lo único que quiere es pasar un ratito contigo.

C. ¿Mantiene contacto con el resto de actores de la serie?

M. J. Seguimos siendo un grupo de amigos porque en esos 16 meses de rodaje se forjó una amistad que dura hasta hoy. No vivimos en el mismo lugar y cada uno nos dedicamos a cosas muy distintas, tampoco tenemos un grupo de Whatsapp que se llame Verano Azul ni vamos en bicicleta, pero sí nos mantenemos en contacto. Yo tengo mucha suerte porque les he seguido viendo a lo largo de los años cuando vienen.

Fuente: Leer Artículo Completo