La ‘verdad piadosa’ de Jesús Mariñas: “María Casado y Martina, dos mujeres felices”

Hay que decirlo respirando fuerte, satisfechos y contentos de semejante aperturismo. Quizá ya no existen tabúes sexuales –tan difíciles de superar y lo demuestra ver cómo han dado a conocer, sin tapujos ni autocensura, la relación que existe– y ojalá les dure entre ellas. Aplaudo su valentía, quizá muy acorde con los tiempos que corren. Hay que ver cuánto hemos cambiado cuando ya se hace pública, difunden y comentan la vida sentimental de N.T y Toñi Moreno. Bien por su valentía. Supone buen respaldo acreditador de veneración y respeto. Ahí va el mío bien rendido. Imagino que esto mitigaría la pena que tenía ante algo tan fuera de tiempo y humanidad. Ya no tienen que esconderse ni quererse en la sombra.

Hace veinte años era diferente y no deja de suponer un auténtico aperturismo y ruptura de costumbres y hábitos decimonónicos. Aleluya. Ya no existen tabúes sexuales, ‘apartheid’ o rechazo a los valientes. Demuestran una valentía que hará historia –ya lo ha hecho– y cambiará nuestra sociedad. Cinco años más joven, Toñi conoció a María Casado por medio de Mariló Montero y todo desembocó en que compartiesen la vida. Fue su propia emisora televisiva quien dio el cante con pelos y señales. Pero no les importó. Pero poco duró su entusiasmo amatorio. Rompieron porque Toñi quería ser madre y a eso lo supeditaba todo. Hasta el amor. Finalmente logró su objetivo y con 46 años, que no aparenta, parió una cría a la quellama Lola y que se ha convertido en su objetivo vital. Bien por ella, la que la sigue lo consigue. Qué bien.

María Casado pronto encontró a la sustituta. Se trata de una guapa fotógrafa y cantante catalana llamada Martina. Fue un flechazo, algo de película y deseo que vaya para largo. Es muy atractivay contrasta con la cara aniñada de María. Se engancharon y las supongo felices, realizadas y tranquilas. Y así las vieron y casi envidiaron estos días en la concurrida gala Starlite de Marbella, donde acapararon la atención porque nada produce más morbo, envidia, curiosidad y emoción que ver de cerca a dos personas felices. Ellas los son y no tengo duda de que van para largo. Así lo creo y deseo. Igual estamos ante una inesperada y hermosa historia de amor, parece de cuento pero es real como la vida misma. La periodista y la cantante de rumba flamenca y catalana se conocieron hace seis meses y viven felices en Málaga junto a su gato Havana.

Un mes de su adiós

Fuente: Leer Artículo Completo