Justin Bieber o cómo usar el matrimonio como estrategia de ‘marketing’

El 13 de noviembre de 2015 Justin Bieber lanzaba ‘Purpose’, el que hasta la fecha era su último álbum de estudio. Más de cuatro años de sequía a los que acaba de poner fin con la publicación de ‘Changes’, un disco que dedica, con todo su amor y sentimiento, a su mujer, Hailey Baldwin. En parte a ella le debe ese reseteo en una carrera que había estado marcada por las polémicas extralaborales.

Justin es hoy un tipo mucho más serio. Ya no se habla de escándalos ni de fiestas en las que se le va la situación de las manos. El canadiense, como se diría, ha sentado la cabeza. Y se lo debe a ella. Al menos, eso es lo que repite entrevista tras entrevista desde que se casaran el pasado otoño.

Detrás de tanto formalismo y tranquilidad por parte de Bieber, hay quienes ven una estrategia pura y dura. En concreto, que el cantante habría usado su nuevo estado civil como campaña de ‘marketing’ para presentar al mundo ese disco reconvertido en un chaval formal que ha aceptado que los años de desenfreno han tocado a su fin. Que, igual, pueden estar hasta preparados para formar su propia familia.

Todo ello tras haber entonado el ‘mea culpa’ por las infidelidades que cometió no solo con su mujer, sino también hacia Selena Gomez. Las mismas que provocaron que Hailey le pidiera un tiempo de reflexión y que impidieron que pudiera comprometerse antes con ella para estar a su lado siempre. ¿Otra pieza más dentro de ese puzle de cara a la galería?

Las declaraciones que ha realizado en las últimas semanas hacen sospechar que, más allá de su música, Hailey se ha convertido en el centro de la promoción de este disco. “Tengo la mejor esposa del mundo. Me apoya mucho en todo y me siento honrado de ser su marido”, decía hace unos días en una entrevista para Apple Music. Lo hacía tan solo unos días después de sostener que casarse era lo mejor que le había pasado en la vida en esa conversación con James Corden que provocó que Cara Delevingne se le enfrentara.

La pregunta que habría que hacerse ahora es si esta nueva condición de marido entregado o de ‘chico esposo’, como ya se le califica en las redes, le beneficia o no. Lo sabremos pronto. Con su disco a la venta, serán los consumidores y los datos de recaudación los que determinen si este nuevo rumbo le beneficia o no.

Fuente: Leer Artículo Completo