Ana Boyer y Fernando Verdasco vuelven a casa tras unas largas vacaciones en NY

La pareja ha vuelto de pasar unos fantásticos días en Nueva York. Ana y Fernando han viajado con su pequeño Miguel para pasar unas vacaciones tranquilas en familia y han disfrutado de lo lindo. Ambos han recurrido a las redes sociales para compartir varias capturas del viaje con sus seguidores.

Disfrutando del último día con la familia en New York y visitando uno de mis lugares favoritos desde hoy !! #thevessel 😍

A post shared byFΞRNΛNDO VΞRDΛSCO (@ferverdasco) on

“Disfrutando del último día con la familia en New York y visitando uno de mis lugares favoritos desde hoy”, comentaba en su cuenta de Instagram el tenista. Ahora han puesto rumbo a España. Lo bueno siempre acaba. Ha sido un viaje estupendo en el que han podido estar en familia y han elegido uno de los hoteles más exclusivos de la ciudad.

View this post on Instagram

Feeling at home #NY #FeelRoyal

A post shared by Ana Boyer Preysler (@anaboyer) on

Feeling at home #NY #FeelRoyal

A post shared byAna Boyer Preysler (@anaboyer) on

La suite en la que ha dormido la pareja estaba situada en el último piso del edificio y cuesta alrededor de 2.300 euros la noche. El hotel está ubicado en el Midtown de Manhattan, a tan solo una una calle de la Quinta Avenida y a escasos metros de monumentos tan emblemáticos como el Empire State Building o el edificio Chrysler. Pero además de su excelente ubicación, de puertas para adentro es sin duda un oasis en el que perderse con suites que llegan a alcanzar los 600 metros cuadrados y ronda los 4.000 dólares por un noche de estancia.

So happy to be back! #NewYork #NuevaYork #FeelRoyal

A post shared byAna Boyer Preysler (@anaboyer) on

La suite cuenta con dos pisos de características impresionantes: una chimenea de mármol, suelos de madera noble, candelabros personalizados, una terraza para comer y descansar con espectaculares vistas y un sistema audiovisual de alta gama, explican desde la propia web del Royalton Park Avenue. Seguro que viene la mar de felices y descansados.


Fuente: Leer Artículo Completo